FELIZ NAVIDAD

Paz, amor y alegría para todos en estas fechas señaladas.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Imagina a John Lennon con 70 años

Nació el 9/10/1940 y fué asesinado el 8/12/1980.
Podría haber seguido dándonos maravillosas canciones como ésta…

Estará siempre en nuestra memoria.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Como sentirse Zen-Tao

Lo primero concentrarse. Relajar el cuerpo, serenar la mente. Dejarse llevar por una respiración agradable, sonreír y pensar en estas cosas:

– Eres un ser. Tienes una conciencia. Una mente. Unos sentidos. Un corazón capaz de sentir.

– Generalmente puedes elegir lo que oír, lo que ver. Puedes cerrar los ojos. Ponerte música,…

– También puedes elegir lo que piensas. Aunque te distraigas siempre puedes reconducir tu pensamiento.

– Puedes elegir lo que sientes. Aunque estés enfadado, triste o preocupado, puedes cambiar voluntariamente de forma de reaccionar a los dictados de tu corazón. Si tienes la suficiente inteligencia emocional.

– Puedes elegir como considerarte a ti mismo. Como de inteligente, o de atractivo, o de moralmente consecuente, o de virtuoso, o de …. Puedes elegir hacer caso o no a las opiniones de los demás sobre ti.

– Puedes elegir sentirte bueno, o malo. Espiritualmente puro o impuro. Digno de respeto, de abundancia, de recompensas o merecedor de castigos. De hecho tu subconsciente es capaz de castigarte físicamente,.. (tropezones, despistes,…)

– No hace falta cambiar la cultura judeocristiana por la budista-taoista. (Aunque creo que es una opción muy respetable-aconsejable, al menos por una temporada). Pero es conveniente informarse de qué es lo que hace a un monje zen tener esa paz interior. Que hace a un taoísta el disfrutar de la vida. Su forma de pensar y de sentir. Sus actitudes, sus valores y principios.

– El hacer sin hacer no es despreocupación de lo que ocurre. Es poner la atención en lo que se está haciendo sin otras consideraciones del tipo qué dirán, o de si obtendré ventajas. Es el hacer por el hecho de hacer. Es el buscar la esencia y la recompensa en la acción.

– Centrarse en el presente. Nada de acondicionamientos del pasado, nada de previsiones de futuro. Disfrutar del ahora. El de Nazaret habló de la comida de los pájaros y el vestido de las flores. Cuánta mayor alegría no deberíamos sentir nosotros que además somos capaces de apreciar la belleza. Y nos sabemos hechos a imagen y semejanza de.

– Lo bonito de estas culturas orientales es que no se preocupan del más allá, no se lo tienen que ganar en esta vida. No esperan a otra existencia. Buscan la iluminación en ésta. O quieren estar ya directamente en armonía con la fuente de todo.

– Un buen ejercicio para los cristianos, imaginarse que llegara hoy Cristo a predicar. ¿Qué nos diría?, ¿a quien se parecería?. Otro ejercicio: tener una conversación mental con San Juan de la Cruz, con Santa Teresa o con algún antepasado nuestro. ¿Cómo se vive en el cielo?.
¿Y si nos dijeran que la reencarnación es cierta y que están aquí con nosotros porque esto es el cielo?.

– Si te quedan dudas, pregúntaselas dentro de tu mente a cualquier interlocutor que se te ocurra. Siempre contestan. Dentro de tí está todo lo que necesitas.

– Si tus principios o creencias te hacer sufrir cámbialos por los que te hagan disfrutar.

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

SOY

Soy como soy. Como me hice. Como elegí.

Soy fruto de mis experiencias. De mis elecciones. ¿De mis circunstancias?.

Soy pacífico. Pero no me pisarán tres veces seguidas.

Soy tolerante. Excepto con algunas cosas como, por ejemplo, con la intolerancia.

Soy alegre. Aunque sonrío mucho menos de lo que quisiera o debiera.

Soy optimista. Me parece la más inteligente elección.

Soy imaginativo. (Gracias Lennon.)

Soy un poco vanidoso. Pero porque puedo y porque creo que eso no es malo.

Soy un poco ganso. (Gracias Groucho.)

Soy melómano. (Gracias McCartney, Oldfield, Morrison, Enya, Beethoven, Vivaldi, etc.)

Soy inteligente. Mucho. (Gracias papá y mamá.)

Soy ecuánime y compasivo. Pero menos de lo que debiera.

Soy muy poco religioso. Pero muy “espirituoso”.

Soy gracioso, ingenioso y amistoso. Y me gustan mucho los osos. (Winnie el que más.)

Soy muy trabajador pero poco diligente.

Soy humilde y modesto. Quizá demasiado. Me lo enseñaron. Quizá demasiado poco.

Soy matemático. Por estudios. Soy informático. Por vocación. Soy filósofo. Por afición.

Soy “vitalista”. Por convicción.

Soy animoso. Y espontáneo. Y sorprendente. ¡Caramba!.

Soy como soy. Como me hice. Como elegí. Lo dije antes y lo vuelvo a repetir.

Soy generoso. Y me gusta compartir. Por eso lees esto.

Soy muy feliz. (Gracias especialmente a mi esposa e hijos.)

Soy mucho más feliz de lo que nadie pueda imaginar. Incluido yo.

Soy despistado. Casi me olvido de firmar. Javier.

(31.01.2001)
Sigo siendo aquel…

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Si lo pienso me da la risa

Cada cierto tiempo me aparece esta frase recorriendo la pantalla de mi PC. Es una adaptación de la famosa: “Pienso, luego río”, mucho más coherente que la de Descartes, pues mucha gente existe y no piensa.

¿Qué es lo que al pensar en ello me produce risa?. Pues la mayoría de las cosas. Hay una perspectiva humorística casi para cualquier suceso. Estoy intentando encontrar contraejemplos, pero creo que no los hay.

Igual que nos reímos si vemos a alguien caer tras pisar una piel de plátano, me parece, y no soy el primero en decirlo, que el ser humano es el gran resbalón de Dios. No es que haya metido la pata, es que se ha dejado caer, se ha descolgado con un invento, el de la existencia de los humanos, que puede proporcionarnos carcajadas sin límite.

A mí me da mucha risa el estar vivo. El ver el afán de los que me rodean por sobrellevar su existencia. Los suicidas no me dan risa, es verdad. Deberían darme pena o moverme a compasión. Pero sólo se me ocurre lo de “perdónales Padre porque no saben lo que se hacen”. Supongo serán merecedores de repetir el intento de lograr una existencia feliz. A lo mejor lo que les pasa es que hacen un caso extremo de aquello de que si no encuentras la alegría en esta tierra hay que buscarla más allá de las estrellas, como los de algunas sectas. Y creo que no es así. Nadie sabe lo que hay más allá de las estrellas. Y para encontrar la alegría en esta tierra sólo hace falta seguir algunos buenos consejos, que la modestia y el no cansar a mis lectores por repetitivo, me impide reescribir.

Me da mucha risa el ser un ser humano. Me encanta tener memoria. Claro que se me cuelan recuerdos malos. Si yo os contara,.. Pero no os pienso contar. Me pasan por la memoria con más frecuencia los buenos recuerdos que los malos. Y es que a mi ordenador cerebral lo tengo bastante domesticado. Tengo montones de archivos con ese software cerebral que la vida me ha ido aportando. Viene a ser como una colección de videos de películas de humor. La verdad es que además de la ciencia ficción y el suspense, el cine que más me ha gustado siempre ha sido el de humor. Muchos hermosos momentos de mi existencia me los han proporcionado las buenas películas. También recuerdo las sesiones de tele en el Colegio Mayor en las que convertíamos en humorístico casi cualquier programa.

Efectivamente, el terrorismo, los fundamentalismos, las guerras, los dictadores, los esclavizados, las víctimas de todo tipo me dan pena. Me producen la sensación de que el ser humano tienen muchas limitaciones. Unos por las barbaridades que cometen. Y muchos otros por consentirlas, por no oponernos con todas nuestras fuerzas a que se cometan. La verdad es que deberíamos movilizarnos un poquito más en aras de la justicia social, de garantizar los derechos humanos de todos los humanos. Las labores humanitarias están muy bien pero suelen ser parches, la mayor de las veces a tiro pasado.

Me da risa el que tengo esperanza en que esto cambie. A pesar de los pesares creo que todo mejora. Que aunque lo malo se vea mucho, hay mucho bueno por todas partes. Creo que la gente se va culturizando, por lo general. Que cada vez son más los padres que transmiten sensateces a sus hijos. A pesar de la cantidad de insensateces que se oyen. Y no voy a dar ejemplos, pues para algunos lo que resulta la mar de normal y correcto a otros no nos lo parece. Y es que lo que parece es que sobre sensatez no hay nada escrito. Las escalas de valores son casi tan variables como los individuos.

Y finalmente lo que más risa me da es que vislumbro la posibilidad de que mi estado de risibilidad sea muy duradero. De que no cambiaré nunca de actitud. A Dios gracias. Adiós.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

¿Inmortal?.¿Eterno?. Solo cuando me río.

No me pienso reír de la inmortalidad. No encuentro risible la mezcla de filosofía vedanta y de física cuántica que hace Deepak Chopra en su libro “Tú eres inmortal”. Es que aunque lo intento no termino de asimilarlo.

Desde luego siempre he existido. A mis ojos y mi mente. No tengo otros recuerdos que los de sucesos que me han ocurrido o de cosas que he imaginado. Tampoco acierto a imaginarme mi situación dentro de unos doscientos años. Se que no debería cruzar la línea como me está cantando Lisa Standfield pero no puedo resistir la tentación.

¿De qué no puedo resistir la tentación?. Pues de ponerme depié. De enfrentarme cara a cara con el Dios que he conocido desde pequeño. Con el de la Biblia. Con todos mis respetos me voy a subir a sus barbas. Voy a transitar mentalmente por la eternidad. He de encontrar al verdadero Dios, si es que tal cosa existe.

Resulta que en la Biblia han encontrado con ayuda de la informática códigos ocultos. Se ha encontrado por ejemplo lo del asesinato de Kennedy. Y por ahí no paso. No está mal que científicos aburridos quieran jugar a interpretar códigos, a buscar palabras cruzadas. Pero el pretender que Dios nos dejara pistas en su libro sagrado para que pudiéramos maravillarnos de su sabiduría, o asombrarnos de su capacidad omnipotente, me parece de lo más ridículo. Eso si que me hace reír, más incluso que el Gran Wyoming.

O sea, que el Dios que nos castiga con los diez mandamientos, se dedica a jugar al escondite y nos escribe el futuro en el libro de Su Palabra. Esto es más cómico que el Papa cantando.

Después de todo lo que llevo leído de Esoterismo, cada día soy más escéptico. No de la existencia de otros mundos, que haberlos haylos. Pero si de la mitología cristiana. Del más allá, que encuentro continuamente más acá. No creo ni palabra a videntes y futurólogos. El futuro a fuerza de no estar escrito es invisible. Es decir que no se puede ver. No por que no tenga nadie esa facultad, sino por imposibilidad de ver algo que no existe, algo que mil acontecimientos puede modificar.

Si mi futuro estuviera predeterminado. Si estuviera escrito en algún sitio, puedo prometer que si llegara a enterarme, lo modificaría, aunque sólo fuera por espíritu de contradicción. Y es que soy un poquito puñetero. Me molestan los esquemas rígidos, lo preestablecido, lo inevitable.

El descanso eterno. Pero si algunas gimnasias son muy divertidas. ¿Se podrá descansar bailando?. Frase de Mark Twain: “Me gusta el cielo por la temperatura, pero prefiero el infierno por la compañía”. Si de verdad lo del cielo y el infierno se ajustara a las paparruchas católicas sería aquello aburridísimo. Y lo de estar en la presencia de Dios, debe ser maravilloso, pero el sentirse un rato lejos de su alcance tiene su puntito de interés. ¿Transgresión?. Pues si, me he vuelto bastante amoral.

Y luego está el tema de la consciencia. ¿Seríamos allá conscientes de nuestra vida terrenal?. ¿La tendríamos que recordar para siempre?. ¿Se satisfacerían los deseos insatisfechos?. ¿Una cruz para siempre?. Claro, que si no me acuerdo de nada, ¿de qué sirve lo que haga aquí?. En fin, un lío de mucho cuidado. ¿Lo más inteligente?. Vive cada momento como si fuera el último momento. Como si fuera el único recuerdo que te fueras a llevar. Valora más el platillo de las alegrías que el de los sufrimientos en la balanza de tu vida. Llénala de compasión, de amor, de humor, de orgullo, de satisfacción. ¿Humildad?. Otro día. Si eres siempre tan humilde terminan por confundirte con la moqueta. Que no te pase. Ponte depié de vez en cuando.

(Yo mismo, abril de 1999)

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Divídete por zero

No sé si os suena la frase “multiplícate por cero” de Burt Simpson. Quiere expresar que se anule uno, que deje de molestar. Si te multiplicas por cero, te quedas en nada. Pero intenta dividir un número por cero a ver que te sale. A mí me enseñaron que algo dividido por cero es infinito.

Creo que dar el salto de conciencia, ir a la otra orilla del nirvana, alcanzar la salvación, darse cuenta de Quien Se Es, y demás denominaciones de alcanzar una meta espiritual están muy cerca. Son muy fáciles de conseguir, siempre y cuando se use el método adecuado y se ponga la voluntad suficiente.

Vivimos encerrados en mundos limitados. Vivimos constreñidos por el tiempo. Tomamos el presente como lo que va entre nuestro pasado y nuestro futuro. Nos metemos en nuestro círculo o en nuestra elipse y a lo más que llegamos es a soñar con parábolas abiertas hacia el infinito. ¿Y las hipérbolas?. ¿Qué me decís de las hipérbolas?.  Salgámonos por la tangente con un poco de trigonometría.

Las gráficas de las funciones seno y coseno son continuas, pero la de la tangente da salto considerables. Para valores muy próximos a uno, por debajo, se obtienen valores muy grandes. Para valores ligeramente superiores a uno, se obtienen valores enormes de signo negativo. Es una discontinuidad en el valor 1, se representa dibujando una asíntota, paralela al eje Y. Pues algo así nos puede pasar, podemos optar por llevar una existencia de lo más monótono y continuo, pero también podemos dar un salto momentáneo. Salirnos del marco real acompañando a la asíntota. Dar una vuelta por el infinito de signo positivo, volver por el lado negativo, y aquí no ha pasado nada a los ojos de los demás. Para nosotros habremos estado en otra dimensión. Nos habremos salido del papel cuadriculado para adquirir otra entidad para ver otras perspectivas.  Y luego como si nada. Pero con la complicidad del yo sé, yo hago, yo tengo,…

Solemos considerarnos como seres mortales con una vida corriente. O quizá nos pensamos con sucesivas reencarnaciones en distintos planos (ascendentes dicen los más optimistas). Tendremos entonces una visión limitada de nosotros mismos. Creeremos que deambulamos desde el nacimiento a la muerte sin levantar el bolígrafo del papel en la continuidad de la existencia. Pero no es así, si no queremos que sea así.

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios