Cómo sentirse zen-tao

Lo primero concentrarse. Relajar el cuerpo, serenar la mente. Dejarse llevar por una respiración agradable, sonreír  y pensar en  estas cosas: 

– Eres un ser. Tienes una conciencia. Una mente. Unos sentidos. Un corazón capaz de sentir.

 – Generalmente puedes elegir lo que oír, lo que ver. Puedes cerrar los ojos. Ponerte música,…

 – También puedes elegir lo que piensas. Aunque te distraigas siempre puedes reconducir tu pensamiento.

 – Puedes elegir lo que sientes. Aunque estés enfadado, triste o preocupado, puedes cambiar voluntariamente de forma de reaccionar a los dictados de tu corazón. Si tienes la suficiente inteligencia emocional.

 – Puedes elegir como considerarte a ti mismo. Como de inteligente, o de atractivo, o de moralmente consecuente, o de virtuoso, o de …. Puedes elegir hacer caso o no a las opiniones de los demás sobre ti.

 – Puedes elegir sentirte bueno, o malo. Espiritualmente puro o impuro. Digno de respeto, de abundancia, de recompensas o merecedor de castigos. De hecho tu subconsciente es capaz de castigarte físicamente,.. (tropezones, despistes,…)

 – No hace falta cambiar la cultura judeocristiana por la budista-taoista. (Aunque creo que es una opción muy respetable-aconsejable, al menos por una temporada). Pero es conveniente informarse de qué es lo que hace a un monje zen tener esa paz interior. Que hace a un taoísta el disfrutar de la vida. Su forma de pensar y de sentir. Sus actitudes, sus valores y principios.

 – El hacer sin hacer no es despreocupación de lo que ocurre. Es poner la atención en lo que se está haciendo sin otras consideraciones del tipo qué dirán, o de si obtendré ventajas. Es el hacer por el hecho de hacer. Es el buscar la esencia y la recompensa en la acción.

 – Centrarse en el presente. Nada de acondicionamientos del pasado, nada de previsiones de futuro. Disfrutar del ahora. El de Nazaret habló de la comida de los pájaros y el vestido de las flores. Cuánta mayor alegría no deberíamos sentir nosotros que además somos capaces de apreciar la belleza. Y nos sabemos hechos a imagen y semejanza de.

 – Lo bonito de estas culturas orientales es que no se preocupan del más allá, no se lo tienen que ganar en esta vida. No esperan a otra existencia. Buscan la iluminación en ésta. O quieren estar ya directamente en armonía con la fuente de todo.

 – Un buen ejercicio para los cristianos, imaginarse que llegara hoy Cristo a predicar. ¿Qué nos diría?, ¿a quien se parecería?. Otro ejercicio: tener una conversación mental con San Juan de la Cruz, con Santa Teresa o con algún antepasado nuestro. ¿Cómo se vive en el cielo?.

¿Y si nos dijeran que la reencarnación es cierta y que están aquí con nosotros porque esto es el cielo?.

 – Si te quedan dudas, pregúntaselas dentro de tu mente a cualquier interlocutor que se te ocurra. Siempre contestan. Dentro de tí está todo lo que necesitas.

 – Si tus principios o creencias te hacer sufrir cámbialos por los que te hagan disfrutar.

(Yo mismo, 22-08-1997)

Acerca de jjaviergc

matemático taoísta
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Cómo sentirse zen-tao

  1. Pingback: Cómo sentirse zen-tao | Directorio de blogs

  2. SILVERIO dijo:

    Querido Javier ahora el que te pide ayuda soy yo, no me aclaro nada de nada como dar de alta mi blog, en directorio de blogs, el enlace que tu has insertado , ya me indicas si tienes un rato. Gracias.

    Silver.

    • jjaviergc dijo:

      Estimado Silverio, lamento no poder ayudarte. No sé como ha ocurrido. De pronto apareció un comentario pendiente de aprobación para ser insertado. Vanía con algo en inglés sobre wordpress y le di aprobar para ver lo que era.
      Tampoco tengo muy claro donde está ese directorio de blogs, quien puede acceder y que otras cosas contiene.
      Si llegara a saber como provocarlo ten por seguro que te lo contaría al instante.
      Un abrazo.

  3. SILVERIO dijo:

    Que interesante Javier lo que has escrito, que interesante.

    Suelo hacer meditación me pongo música de Salvador Candel, cierro los ojos, y pienso en el mar tranquilo, el sol poniendose y su reflejo.

    Me siento bien, pero a veces me siento mal, pero siempre vuelvo a el mar tranquilo.
    Es el hacer sin hacer. El momento por el momento, la propia acción de estar meditando sin mas trascendencia que hacerlo.

    Paz interior, pero sobre todo tranquilidad, silencio, eso es lo que percibo, y en esa percepción creo que está el secreto, el estar en eso, en nada más, la mente y uno mismo solo en la acción, la propia acción es el principio y el fin.

    No se si habrá para mi otra existencia, si me reencarnare, si ire al cielo o al infierno, todos conceptos, pero aqui y ahora si que se que quiero disfrutar y sentir la felicidad, el gozo de vivir en unión con todo.

    A veces pregunto en mi interior, a veces les pregunto a profetas y profanos, incluso a Lenno, y en mi quietud, mi interior me contesta, porque como siempre he dicho, no me canso, todo lo que necesitamos está en nosotros, el paraiso ya existe en nosotros.

    Buena reflexión, este es el cielo y ya hemos vuelto de nuevo, una y otra vez, hay una pelicula MAS ALLA DE LOS SUEÑOS que trata con el toque Hollywood, como volvemos y mientras tanto donde estamos.

    No hay que ganarse la parcela del mas allá, mientras que el aca lo olvidamos y no le damos importancia, y pasamos la vida como pasan los trenes uno y otro dia mecanicamente.

    En esta quietud de mi reflexión, permitida por la tuya, he encontrado la armonia con mi interior.

    Gracias.

    Con abrazo zen.

    Silver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s